Twitter Instagram
 

La tendencia de agresión por «pinchazos» hacia mujeres europeas

Los pinchazos como agresión o sumisión química en mujeres europeas se dan en exclusivamente en lugares de ocio. Autoridades estatales y médicos buscan respuestas ante la ola de «spiking» en discotecas y bares en España, Holanda, Francia, Bélgica, Reino Unido y País Vasco.

Los casos de punzadas hacia mujeres de 18 a 24 años están creciendo vertiginosamente en España. En la mayoría de los casos, luego del ataque, las jóvenes presentan somnolencia, mareos, migraña, vértigo y en algunos casos nauseas o vómitos y lagunas de memoria.

La tendencia por "pinchazos" hacia mujeres europeas
Joven pinchada

Esta extraña epidemia de aguijonazos acontece en recitales, bares, discotecas y demás lugares de ocio con concurrencia. Lo curioso radica en que en exámenes toxicológicos realizados a las víctimas, no se encontraron rastros de ninguna sustancia. Salvo una adolecente de 13 años a la cual se le encontró éxtasis líquido MDMA

Las funcionarios españoles y el personal sanitario dan cuenta de que podría tratarse de una agresión y no de una sumisión química:

«Lo que esta pasando es una broma pesada desde el punto infeccioso y desde el punto de sumisión química»

Guillermo Burillo de la Sociedad Española de Medicina de Emergencias y Urgencias explicó a la rtve.es

61 Casos en España

Por lo que, los médicos determinaron que no hay ningún caso demostrado de sumisión química. Según los especialistas, es muy difícil que con un solo pinchazo rápido y superficial se produzca un estado de perdida de conciencia. Debido a que, si hay intencionalidad por parte del agresor de inocular una sustancia en el organismo de de la víctima, no puede llegar correctamente al torrente sanguíneo de esa manera.

Casos en España

El inicio de la festividad de la «Bajada del Celedón» en Vitoria, provincia de Álava, País Vasco fue el 4 de agosto y unas 50.000 personas acudieron a conmemorar a la Virgen Blanca. Lamentablemente, unas tres nuevas víctimas fueron pinchadas. El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran sostuvo que no se detectaron sustancias en ellas y pidió severidad:

«Tenemos que ser contundentes contra estos machitos depredadores»

Alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran

Las agresiones no se saben si han sido a través de jeringas, alfileres o algún otro elemento punzante. Al día de la fecha (07/08) se han registrado 61 casos confirmados en España. Según las autoridades españolas, no existe relación entre estos acontecimientos con intentos de robo o agresión sexual. Las autoridades insisten que como existen drogas de rápida absorción, las victimas deben acudir rápidamente para evitar complicaciones en la salud.

Por su parte, los médicos y organismos gubernamentales piden prudencia ante los hechos. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska señaló ante los medios que se esta tratando de analizar si el objetivo de las pinchaduras es cometer un delito o crear una sensación de inseguridad en las mujeres. Pero, Marlaska explica que todo parece indicar que el objetivo de estos ataques es retirar a las mujeres del espacio público mediante la generación de dolor e incomodidad.

Antecedentes en Reino Unido, Bélgica y Francia

La policía británica reportó más de 1.300 casos de mujeres que fueron pinchadas en lugares de dispersión durante el 2021. También, en Estados Unidos ocurrió un hecho aberrante en el que un hombre le inyectó semen con una jeringa en las nalgas de una mujer y finalmente, el misógino fue condenado a 10 años de cárcel.

El modus operandi en estos países es idéntico. Pero, en Gran Bretaña efectivamente se determinó que hubieron casos de violaciones y hurtos. En la mayoría, las jóvenes no logran ver al agresor y no se determina el por qué del accionar. Los británicos cerraron los bares ante un reclamo social bajo el lema «Girls Night In» y lo mismo ocurrió en Bélgica con la protesta de «Balance Ton Bar» (denuncia tu bar) ante la oleada de esos abusos.

Mujeres de 18 a 24 años son la mayoría de las víctimas
Pinchadas en Edimburgo, Glasgow, Aborden y Dundee

Una víctima inglesa de un pinchazo, Lizzie Wilson, de 18 años, había estado junto a sus amigos en una disco en Nottinghamshire cuando sintió un terrible dolor de espalda y fue trasladada a un centro de salud. La chica no sentía los pies y no podía mantenerse erguida. En este caso, los análisis toxicológicos determinaron que le habían inyectado ketamina, un anestésico.

Según profesionales de la salud, la gravedad del asunto radica en que estas mujeres podrían contraer Hepatitis B o HIV. Todo indica que se tratan de sucesos ligados al machismo y la misógina porque solo un caso la víctima fue un hombre al que se le robo sus pertenencias.

INTERIOR INVESTIGA los PINCHAZOS a mujeres mientras CRECEN las DENUNCIAS en plenas fiestas I RTVE
A %d blogueros les gusta esto: