Twitter Instagram
 

El precio del gas en Europa se ha ajustado a 970 dólares por 1.000 metros cúbicos

TASS, 28 de septiembre. En la noche del 28 de septiembre, el precio del gas en Europa se corrigió alrededor de 970 dólares por 1.000 metros cúbicos después de un crecimiento récord esta tarde, cuando superó por primera vez los 1.000 dólares por 1.000 metros cúbicos, según los datos de la Bolsa ICE.

Ahora, el precio del gas en Europa se ha reducido a unos 970 dólares por 1.000 metros cúbicos, el crecimiento total desde el comienzo del día es alrededor del 4 %.

Anteriormente, el precio del gas en la apertura del comercio en Europa por primera vez en la historia superó los 1.000 dólares por 1.000 metros cúbicos. Por el momento, el costo de los futuros de octubre en el centro TTF en Países Bajos aceleró su crecimiento casi a 1.040 dólares por 1.000 metros cúbicos, el aumento general de los precios del gas desde el comienzo del día superó el 11 %.

Al mismo tiempo, el precio del gas puede seguir creciendo y batir nuevos récords en caso de un invierno frío y una escasez física de gas en el mercado, dijo Dmitri Marínchenko, director superior del grupo de recursos naturales y materias primas de la agencia de calificación internacional Fitch.

Gas, l’UE trema per le scorte invernali
©EPA/SERGEI ILNITSKY

Gas: la Unión Europea tiembla por los suministros invernales

En las salas de negociación de los bancos de inversión, ya adoptaron esta nueva expresión para enmarcar la dinámica que viene afectando al mercado mundial del gas natural y la electricidad desde hace varias semanas.

Europa, por supuesto, no es una excepción: el contrato TTF que utilizan los operadores como referencia para el mercado europeo ha alcanzado un nuevo máximo de 85 euros / MWh, marcando así un aumento real del 1700 % en comparación con los niveles de hace un año.

El aspecto realmente preocupante gira en torno al hecho de que los depósitos de almacenamiento europeos rondan actualmente el 71 %, muy por debajo no solo del nivel prepandémico del 84 %, sino también de la media estacional del 92 %, abriéndose así al riesgo de una nueva aumento de los precios el próximo invierno, especialmente si las temperaturas caen muy por debajo del promedio estacional. En esa coyuntura, estima Bloomberg NEF, los inventarios podrían disminuir al 4 %.

Hay muchas razones que han llevado a incrementos tan importantes, que naturalmente se traducirán en un fuerte aumento en la factura de energía para consumidores y empresas estimada en alrededor del + 40 % solo en el cuarto trimestre de 2021.

Además del fuerte aumento del consumo observado en los últimos 15 meses por las masivas dosis de estímulo monetario y fiscal, el menor flujo de Rusia a través de Ucrania, que se redujo en 65.000 millones de euros, agravó la escasez de gas en Europa. Metros cúbicos en 2020 a 40 mil millones de metros cúbicos en 2021.

“Controlamos los precios”, aseguró hoy el Kremlin, asegurando que Gazprom está dispuesta a “considerar nuevos contratos a largo plazo”. Pero según algunos observadores, las dificultades de Rusia para satisfacer plenamente las necesidades energéticas europeas serían “inducidas”, y se explicarían por la no aprobación del gasoducto Nord Stream 2 que conectará Rusia con Alemania. A pesar de que el proyecto con una capacidad de 55 mil millones de metros cúbicos se completó el 10 de septiembre, el proceso de certificación por parte de la UE podría demorar hasta 8 meses.

El estancamiento, naturalmente, no disgusta a Washington, que durante años ha estado presionando para reemplazar a Moscú como el principal proveedor europeo, incluso si el nivel de escasez alcanzado también en el mercado estadounidense es tal que no puede ofrecer una ayuda real al del Viejo Continente si pensamos que el contrato cotizado en la Nymex, navega en los máximos de los últimos 7 años por encima de los 6 dólares mm / BTU.

No debe pasarse por alto la fuerte subida del precio de las emisiones de carbono de 15 a 65 euros la tonelada en el período marzo de 2020-septiembre de 2021, que llevó a las eléctricas a incrementar su consumo de gas natural en detrimento del carbón.

El aspecto poco tranquilizador es que la escalada de las subidas de precios que han afectado a las emisiones de gas natural y carbono coincidió con la fuerte caída de la producción eólica provocada por los débiles vientos que caracterizaron el verano de 2021.

Al igual que en China, también en Europa el sector industrial corre el riesgo de ser absorbido por la crisis energética: todavía en el Reino Unido, CF Industries, la mayor empresa activa en el sector de fertilizantes, se vio obligada recientemente a detener la producción, mientras que en los Países Bajos Nystar, una importante refinería de zinc ha anunciado una reducción de la producción en una de sus plantas.

RSS
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram
Telegram
VK
OK
WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: