Twitter Instagram
 

La tecnología de Taiwán enfrenta a Estados Unidos y China

La tecnología de Taiwán es uno de los conflictos sustanciales entre Estados Unidos y China. El país norteamericano afirma respetar el decreto firmado por la ONU que establece que China y Taiwán son una misma nación. Sin embargo, las dos delegaciones enviadas reciénteme a la isla, hicieron que cada vez sean más hostiles la relación entre ambos países. China acusa a Estados Unidos de estar violando sistemáticamente su soberanía y el derecho internacional al no respetar el principio de «una sola China».

Soldados chinos con tanques de guerra en exhibición. EE.UU y China están cada vez más enfrentados
Ejército chino en desfile. Fotografía Bloomberg

¿Se aproxima una nueva guerra fría entre EE. UU. y China por la tecnología de Taiwán?

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, fue enviada a la Isla de Taiwán. La visita estuvo enmarcada bajo la retórica de la defensa de la democracia.

El desembarco de Pelosi a la isla asiática fue el pasado 2 de agosto y significó para China una intromisión en sus asuntos internos.

Las autoridades de ese país ya habían advertido a EE. UU. que si la funcionaria llegaba a Taiwán de forma ilegal, implicaría «cruzar la línea roja».

El Presidente de China, Xi Jinping, había mantenido conversaciones telefónicas con su par de EE. UU., Joe Biden, a quien instó de no entrometerse en los asuntos de Taiwán porque “quien juega con fuego se quema”.

Si bien EE. UU. y China están enfrentados en Taiwán por la tecnología, la relación entre Washington y Taiwán siempre ha sido ambigua. El país norteamericano reconoce el principio de “una sola China” decretado por la ONU en 1971, pero paradógicamente, ambos territorios han estrechado sus vínculos en materia comercial y militar. Además, Estados Unidos ha afirmado que defenderán la isla en caso de un ataque militar proveniente de Pequín.

Desde la administración de Donald Trump, EE. UU. envía armamento militar a Taiwán

En el presente, con la gestión de Joe Biden, esa política aún continúa. A este respecto, portavoces del gobierno chino han afirmado que para ellos, el único camino posible es el de “una sola China”. El país asiático considera a Taiwán como una provincia en rebeldía. También agregaron que la visita de Pelosi a la isla solo alimenta los deseos de secesión de Taipéi.

Por su parte, desde China iniciaron simulacros de guerra en el estrecho de Taiwán para demostrar que “no se va a quedar de brazos cruzados”.

También activaron una serie de sanciones económicas hacia la funcionaria norteamericana y su familia. Además, se suspendieron algunos acuerdos llevados adelante entre ambos países en cuanto a cooperación climática y militar.

En relación con los simulacros alrededor de la isla, Joe Biden dijo:

“No estoy preocupado, pero estoy alerta por el alcance de sus maniobras. Pero no creo que hagan nada más”

Joe Biden. Presidente de Estados Unidos.
Presidente Joe Biden en conferencia de prensa. EE.UU y China están cada vez más enfrentados
Presidente de Estados Unidos Joe Biden. Fotografía Bloomberg.

El impacto de las maniobras militares Chinas y el lanzamiento de misiles dirigidos a las cercanías de Taiwán impidieron no solo el transporte marítimo sino también el aéreo de toda la isla, generando una suerte de bloqueo. Lo que China busca es provocar un daño en la economía Taiwanesa, con estas acciones.

En cuanto a los misiles Chinos, estos no fueron dirigidos al mar de manera azarosa, sino que buscaban acercarse de manera estratégica a submarinos norteamericanos y taiwaneses ubicados en las cercanías de la Isla.

Aviones caza sobrevolando Taiwán. EE.UU y China están cada vez más enfrentados
Aviones caza Chinos sobrevolando Taiwán. Bloomberg

¿Qué tiene de especial la tecnología de Taiwán?

La Isla de Taiwán está ubicada a solo 180 km de las costas chinas y es más pequeña que la isla de Cuba. Lo que la convierte en tan especial es su capacidad de producir los microchips más avanzados del planeta.

Tanto China como Taiwán forman parte una misma raíz histórica y cultural. También hablan el mismo idioma y tienen los mismos ancestros.

La diferencia entre ambos territorios es que la República Popular de China (RPC) desde 1949 es gobernada por el Partido Comunista Chino (PCCh). En cambio, Taiwán se define como una República Democrática independiente. A ese respecto es que China considera a la Taiwán como una parte de su territorio en rebeldía.

Las diferencias entre ambos regímenes datan desde 1949, pero Taiwán ha logrado sobrevivir a las hostilidades del gigante asiático gracias a la industria de los semiconductores.

China y Estados Unidos se encuentran cada vez más enfrentados en Taiwán por la tecnología. Detrás del argumento de la soberanía o de cambio de régimen se encuentra el interés en el dominio de los semiconductores por parte de las dos superpotencias más poderosas del planeta (China y EE. UU.).

Mapa del mar de China y la isla de Taiwán.  EE.UU y China están cada vez más enfrentados
Mar de China.

Taiwán y su tecnología de punta

EE. UU. y China están cada vez más enfrentados en Taiwán por la tecnología. Por ello, lo que está en juego no es una forma de gobierno ni la soberanía de China, sino su poderío industrial.

Tanto EE. UU. como China quieren acaparar el mercado global de microchips que domina Taiwán.

La isla de Taiwán domina más del 90 % de la producción mundial de semiconductores, alcanzando los 150.000 millones de dólares anuales, equivalente al 15 % de su PBI.

Para algunos especialistas, el enfrentamiento entre EE. UU. y China no supone un riesgo para la isla debido a que ambas economías son dependientes de la tecnología de Taiwán. Poner en riesgo a la isla implicaría afectar gravemente ambas economías.

Por ello, el periodista Craig Addison acuñó el término “Escudo de silicio” en referencia al mineral con el que se construyen los microchips.

Su idea se basa en que Taiwán está protegida por ventajas comparativas de su industria que la coloca por encima al resto de los países. Ese sería el motivo por el cual China aún no se ha atrevido a atacar la isla.

Según Craig, un ataque por parte de China a Taiwán sería poner en riesgo su crecimiento porque China es el principal socio comercial de la isla.

 Empleado mostrando un chip de silicio en fábrica TMSC.
Semiconductor de silicio en fábrica TMSC.

EE. UU. al igual que China, también está interesado en el «Escudo de Silicio» de Taiwán

 Empresas Taiwanesas como TMSC suministran semiconductores a firmas norteamericanas como Apple y Qualcomm. La tecnología de Taiwán es vital en el mundo global.

La preocupación de EE. UU. es que China se apropie de las fábricas taiwanesas de microchips y obtenga ventajas más competitivas que a la industria norteamericana.

Asimismo, EE. UU. quiere impedir que China tome el control de las armas estadounidenses que estuvieron proveyendo a Taiwán en los últimos años.

En ese contexto es que tanto EE. UU. como China están tomando rápidas medidas para terminar con la dependencia de la tecnología de Taiwán. Entre tanto, EE. UU. ya evalúa comenzar a producir microchips en su territorio.

Joe Biden ha firmado recientemente una ley de incentivos de unos 250.000 millones de dólares para fomentar la actividad.

Si bien todas esas medidas apuntan a reducir la dependencia de Taiwán, las mismas surtirán efecto al muy largo plazo. Algunos analistas suponen que las tensiones entre ambas potencias en Taiwán duraran varios años.

Según afirmó Joe Biden:

“La dependencia que EE. UU. tiene sobre Taiwán pone en riesgo la capacidad de satisfacer la infraestructura crítica y de seguridad nacional actual y futura del país”.

Joe Biden. Presidente de Estados Unidos.

China a la cabeza

China ya ha comenzado a producir los mismos semiconductores que se producen en Taiwán, pero esa producción no es suficiente aun para satisfacer la demanda del «Gigante Asiático».

Por su parte, EE. UU. ha redoblado la apuesta y a solo 12 días de la visita de Pelosi, volvió a enviar una segunda delegación del congreso norteamericano a la Isla. Por eso China ha vuelto a calificar esa acción como “una maniobra peligrosa”.

Desde el Ministerio de defensa Chino ya advirtieron que el país cuenta con toda la capacidad militar para responder a cualquier tipo de violación a su soberanía e instaron a que EE. UU. deje de provocar a China.

Otros economistas, en cambio, advierten que el hecho de que EE. UU. y China estén enfrentados en Taiwán podría generar una escalada sin precedentes a nivel global entre las dos mayores economías del mundo.

En los últimos días, EE. UU. ha lanzado un cohete balístico intercontinental dirigido hacia las islas Marshall. El misil recorrió unos 2600 km hasta su destino.

La fuerza aérea de ese país ha aclarado que está realizando “ejercicios militares de rutina, planificados con anterioridad y que solo están destinados a mostrar que la disuasión nuclear de EE. UU. es segura, confiable y eficaz.

Estados Unidos y China enfrentados por la tecnología de Taiwán.

A %d blogueros les gusta esto: