Twitter Instagram
 

Covid: los líderes deberían haber previsto esta tormenta

Editorial Independent.ie

«Entrar en una pandemia ya es bastante duro, salir de ella es aún más difícil. No se pasa de un estado de no-vacunación y horror a un statu quo. Hay una fase de transición, y creo que será este invierno». La cita anterior es de Jeremy Farrar, un investigador médico británico, tomada de la revista Science. Como ya se ha señalado en estas columnas, no acabaremos con el Covid hasta que el Covid acabe con nosotros.

Los líderes pueden dejarse llevar fácilmente por las cosas que parecen estar fuera de su control, pero nunca hay excusa para actuar sin control. Menos ante una enfermedad tan grave como lo es el Covid.

Puede que estemos atravesando una tormenta, pero no hay que dejar que la tormenta entre. Sin embargo, ahora mismo tenemos la sensación de que nuestras defensas están siendo vulneradas una vez más.

¿Pudo evitarse la desmejora contra el virus en Europa?

En toda Europa, los países están dando un giro de 180 grados en su lucha contra una brutal cuarta ola de la pandemia.

También en este caso hay razones de peso para creer que las cosas podrían haberse manejado mucho mejor si las decisiones se hubieran tomado antes y los mensajes hubieran sido más nítidos.

Llegará el momento de preguntarse cómo puede estar ocurriendo esto de nuevo, pero en este momento hay otras preocupaciones más acuciantes.

Los padres deben reconsiderar las fiestas de cumpleaños de sus hijos ante el temor de que la cuarta ola de Covid pueda cerrar los colegios
La gente se reúne para una protesta contra el pase verde de la vacuna COVID-19, a la que asistió Robert F. Kennedy Jr., hijo de Robert Kennedy, en Milán, Italia, el sábado 13 de noviembre de 2021. Foto de Antonio Calanni

Covid en las aulas

«Los niveles de infección están aumentando en nuestras escuelas y en la comunidad en general a un ritmo alarmante», dijo un portavoz de la Organización Nacional de Profesores de Irlanda. Exigen orientaciones claras y ayudas totales para hacer frente a una crisis que va en aumento. Pero, realmente, ¿no deberíamos haber visto esto venir?

Los directores de los centros educativos también están poniendo en alerta a los padres ante la posibilidad de que se envíen a casa más clases de primaria en las próximas semanas debido a una «crisis» en la cobertura de las sustituciones que se agravará debido a las nuevas normas sobre los contactos estrechos.

La ministra de Educación, Norma Foley, ha salido a la palestra para decir que las pruebas de antígeno estarán por fin disponibles en las escuelas primarias el 29 de noviembre o antes.

También anunció que se pedirá a los padres y tutores que informen a los directores si un alumno da positivo en el test de Covid-19; la escuela informará entonces a los padres o tutores de los demás niños de la clase. Pero es imposible entender por qué se ha tardado tanto tiempo en recibir siquiera unas instrucciones tan limitadas sobre cómo gestionar una contingencia tan previsible.

Los padres deben reconsiderar las fiestas de cumpleaños de sus hijos ante el temor de que la cuarta ola de Covid pueda cerrar los colegios
Los padres deben reconsiderar las fiestas de cumpleaños de sus hijos ante el temor de que la cuarta ola de Covid pueda cerrar los colegios

Estas tensiones estaban previstas

También hay una enorme frustración por los retrasos en las pruebas y las dificultades que eso está causando a los padres. Debido a la proliferación del virus, estamos subcontratando y operando con algunos de los niveles de capacidad más altos de la UE, dijo el director ejecutivo del HSE (Ejecutivo de Servicios de Salud), Paul Reid. Añadió que nunca antes habían visto un nivel de demanda tan alto.

Una vez más, hay que preguntarse: ¿no era esto también inevitable?

Sabíamos que cuantos más contactos tuviera la gente, más casos habría. Nuestros hospitales están al límite, y ahora nuestras escuelas luchan por permanecer abiertas.

A veces se puede hacer todo lo correcto y aun así no obtener los resultados adecuados. Pero este no ha sido el caso. Se tiene la sensación de que estamos volviendo a cometer errores del pasado. Por ahora es más prudente dirigir nuestras energías hacia los problemas, no hacia las personas. En el futuro, sólo serán suficientes las respuestas, no las excusas.

RSS
YouTube
LinkedIn
Share
Instagram
Telegram
VK
OK
WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: