Twitter Instagram
 

Corrientes: Los incendios arrasan casi 800.000 hectáreas en Argentina

BUENOS AIRES, 19 de febrero. /TASS/. Los incendios han afectado 785.238 hectáreas de vegetación en la provincia argentina de Corrientes, según consta en un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), elaborado sobre la base de imágenes satelitales.

Focos del fuego empezaron a aparecer a mediados de enero y se expandieron rápidamente por vastos territorios. Según el informe, la zona afectada por los incendios representa casi el 9 % de la superficie total de la provincia.

«Tenemos cerca de 780.000 hectáreas arrasadas por el fuego y tenemos serios daños ecológicos, flora, fauna, producción, turismo <…> La única forma de detener esto es que tengamos lluvias. Podría darse el domingo, ojalá que llueva fundamentalmente en la zona norte de la provincia», afirmó el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, a Radio Mitre.

Corrientes
Imagen: Télam

La provincia de Corrientes está prendida fuego

La provincia de Corrientes está prendida fuego: hay focos por todos lados –más centrados en el centro-norte– en un bioma de pastizales resecos por falta de lluvias, donde también hay forestaciones de pinos, una combinación fatal: cuando cambia el viento, las llamas van para un lado u otro. 

Una zona crítica son los sectores norte y oeste de los Esteros de Iberá. En un reporte del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria –INTA– publicado hoy viernes, se dice que ardieron ya 800.000 hectáreas, el 9 % territorio provincial. También murió ya un bombero voluntario en un accidente en la ruta por el humo: José Luis Mombaj (38). Hay decenas de lenguas de fuego –algunas de un kilómetro– avanzando por el norte de la provincia, incluso sobre humedales.

José Vizcaichipi tiene un emprendimiento de ecoturismo y en conversación telefónica con Página 12, se resiste a hablar de su drama particular: “el fuego está en todos lados desde hace 50 días. Son dos años de seca y la provincia tuvo un déficit hídrico de 2000 ml.

El pasto comido se prende fuego solo. Es un problema ambiental, pero también cultural; hay una pésima cultura de uso del fuego en todos los sectores: un ganadero hace quema para renovar pastizales de manera no planificada; otra persona pesca una tararira, hace un asado y apaga mal el fuego; otro tira un pucho; los forestadores plantan muchas hectáreas en continuo y no hay un cortafuegos por la mitad.

Incendios en Corrientes: Brigadistas luchan contra la voracidad del fuego
A %d blogueros les gusta esto: